Los ansiolíticos son drogas. Los ansiolíticos son drogas psicotrópicas. Los ansiolíticos son drogas psicotrópicas que vuestros hijos adolescentes os roban y mezclan con alcohol y porros para obtener un efecto hipnótico, euforizante, relajante y, en ocasiones, amnésico atenuante en caso de crimen deliberado. Los ansiolíticos son drogas psicotrópicas que vuestros hijos adolescentes os roban y mezclan con alcohol y porros para obtener un efecto hipnótico, euforizante, relajante y, en ocasiones, amnésico atenuante en caso de crimen deliberado, que afectan al Sistema Nervioso Central y su uso prolongado puede provocar daños estructurales permanentes en el cerebro.

No lo creo. Lo sé. Diecisiete años ejerciendo como psicólogo dan para mucho.

Las drogas más utilizadas como ansiolíticos son las benzodiacepinas. Suelen terminar en “am”. Muchos médicos de familia y psiquiatras reciben beneficios económicos extras por recetar drogas.

No lo creo. Lo sé. Diecisiete años ejerciendo como psicólogo dan para mucho.

El fármaco más exitoso en la Historia de la Farmacología hasta el día de su lanzamiento es el Diacepam, es decir, el Valium. Tal fue el éxito de esta droga que la industria farmacéutica fue añadiendo cada vez mayores dosis de benzodiacepinas en sus sucesivas marcas: Trankimazin, Rivotril, Ansium, Rohypnol, Noctamid, Stilnox, Lorazepam, Lormetazepam y ese larguísimo etcétera.

La estrategia fue sencilla: aumentar las dosis de benzodiacepinas mientras se disminuían los miligramos que aparecían en las cajas. De modo que, por ejemplo, 0,5 mgs de Alprazolam equivalen a 10 mgs de Valium. De esta manera, un yonqui habla con otro yonqui y piensa: “Este tonto se toma diez miligramos y yo solo medio”, cuando en realidad ambos se meten exactamente la misma dosis de droga.

Un negocio prefiere adictos a clientes. Las farmaceúticas prefieren adictos a clientes.

Si quieren entrar en un programa integral de desintoxicación y deshabituación de drogas integral, eficaz, fiable, sencillo y duradero en el tiempo, sin necesidad de ingresar en una clínica o poner en peligro la salud mental y física de sus hijos adolescentes, pónganse en contacto conmigo. Sus vidas y las de sus hijos adolescentes serán mejores.

No lo creo. Lo sé. Diecisiete años ejerciendo como psicólogo dan para mucho.